La Cultura Clovis

Después de la crónica general que vimos acerca de las culturas prehispanas que tuvieron alguna relación con nuestra región, dedico mi atención a la cultura Clovis.

Sin embargo, antes debo de explicar  algo de historia acerca de lo que se sabe de los orígenes del ser humano y del planeta, por lo que primero presento la opinión religiosa, la del Obispo de Armagh en Irlanda, James Ussher.


Debemos, antes de analizar lo que sostuvo Usher, entender que utilizó la escolaridad más avanzada que había en su tiempo en apectos de cronología, histórica o bíblica.

Según Usher, quien se basó en estos estudios, determinó que la Creación de la Tierra comenzó en las primeras horas del 23 de octubre del año 4004 antes de Jesucristo. Esto haría que apenas acabásemos de cumplir los 6,021  años. 


Esta fecha se mantuvo  hasta el nacimiento de la Geología, aunque ya actualmente, debido a análisis químicos y físicos, se ha determinado que la Tierra tiene una historia que se remonta a entre 4 y 5 mil millones de años. 


Además de ello, todos los restos de prehomínidos y de los primeros homínidos del mundo han sido encontrados en Asia o Africa. Por ejemplo, acaba de ser descubierto el resto más antiguo del género homo sapiens, en Marruecos, que se  remonta a 300  mil años.

Lo anterior implica que la presencia humana en América debió de ser posterior. Se piensa que los primeros seres humanos que conocieron América lo hicieron probablemente hará entre 50 y 80 mil años. Es decir, miles de años después de que apareciera el ser humano sobre el planeta.

Ahora bien,  por  fechamiento de los  restos de la cultura Clovis, que es la más antigua americana conocida hasta hoy, se ha deducido que esta manifestación cultural ocurrió entre  unos 13,200 a 12,900 años. 


Lo que caracteriza a la cultura  Clovis, es que los proyectiles que se han recuperado de la misma, poseen una magnífica, una hermosa manufactura. 

Su longitud anda por los 10 cm., y su anchura por los 2 cm. Tienen forma lanceolada a la que se les trabajaron bordes hermosamente trabajados. Además, como identificación que los separa de las demás puntas, poseen una acanaladura que se les hizo a lo largo para insertarlos en las lanzas. Debo agregar que no han sido encontrados proyectiles en Asia que se parezcan a los Clovis, así que aparentemente fueron una invención americana.

Anteriormente, se pensaba que esta cultura fue la primera de América, como resultado de la emigración humana a América a través del Estrecho de Bering procedente de su continente nativo, Africa. Sin embargo, esta teoría ha sido negada recientemente por hallazgos en sitios como Cactus Hill, en Virginia, Meadowcroft en Pennsylvania, el sitio Topper en Carolina del Sur; Arroyo Seco en Argentina o Monte Verde, en Chile. 


Debido a ello, se han elaborado varias teorías alternas a la colonización humana de América. Así están la opuesta del Mutiregionalismo, que sostiene que el ser humano surgió o evolucionó en regiones diferentes del mundo.


Intermedia entre la primera y ésta, se encuentra el Modelo de Asimilación, que piensa que el ser humano evolucionó de Africa, aunque se mezcló con otros seres no africanos, tales como Neandertales en Europa.


No hay espacio aquí para tratar a fondo el tema del origen humano, ni tampoco de los restos americanos que han sido hallados hasta hoy, aunque me centraré en Monte Verde, Chile,  debido a su aceptación generalizada por la comunidad científica mundial. 


En este sitio se encuentran restos que han sido fechados alrededor de 14,800 años antes del presente. 

En otras palabras, esta fecha antedata a la presencia Clovis en más o menos mil años, y por lo tanto se contrapone a las teorías de que los Clovis hayan sido los primeros humanos en América o que la llegada humana a América haya sido por el Estrecho de Bering, que está situado a unos 13,000 kilómetros (8,000 millas) hacia el Norte.

Debido a la diversificación del medio natural encontrada por el hombre al recorrer el continente, la tecnología de los Clovis fue cayendo en el olvido, por lo que desapareció en  unos cuantos siglos. Todo ello nos lleva a la consecuencia de que hoy  se piense que los Clovis  no fue la primera cultura americana. 


Ese es el centro de atención de los arqueólogos que estudian nuestra región: Elisa Villaplando con sus estudios alrededor de la cultura del Sitio de la Playa o de la Cultura  Trincheras; o bien de Guadalupe Sánchez y de su esposo, John Carpenter en sitios prehistóricos sonorenses como El Fin del Mundo, La Sierra Central de Sonora o  Sahuaripa, en los que ellos analizan el origen del hombre americano.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los filibusteros en Sonora

El Culto a San Francisco en Magdalena