La desanafalbetización democrática

El Director de IMFOCULTA, señor Lic. Jorge Valenzuela Paz, tuvo la amabilidad de invitarme a un evento auspiciado por el  Instituto Nacional Electoral, titulado Mesa del Diálogos para una Cultura Cívica, que se realizó esta semana en Nogales con la meta de promover la cultura democrática en el Distrito Federal Número 02. No sabe el Licenciado cuánto le agradezco su invitación.

Este evento  se llevó a cabo en el auditorio del Instituto Municipal de Fomento a la Cultura (IMFOCULTA) y forma parte de la contribución nogalense a la serie de eventos que se efectúa actualmente en los 32 Estados de nuestro país, en los 300 distritos federales de México. Resumiendo,  el Instituto Federal Electoral tiene la meta de promover la democracia electoral participativa en México, y ésto es lo que hace actualmente.


Intenta ser la respuesta institucional a un problema social que, en palabras del  Consejero Presidente del Instituto  Federal, Lic. Lorenzo Córdova Vianello, en la "Estrategia Nacional de Cultura Cívica, 2017-2023" concluye que:


"el desencanto con la democracia no es un fenómeno exclusivo de nuestro país sino que se presenta como una problemática generalizada en América Latina, incluso podría decirse que es un fenómeno que afecta al mundo entero."


Y también en voz de Córdova Vianello, la solución ideada por nuestro país a esta problemática debería ser:


"concebida como política pública para enfrentar en el corto, mediano y largo plazo [tomando en cuenta] los factores que están mermando el tejido social y que condicionan el contexto en el que se realizan las elecciones y se recrea la convivencia democrática. De ahí que se plantea la necesidad de que las y los ciudadanos se apropien del espacio público, que se sientan parte de las decisiones que afectan su vida cotidiana, y que incidan en ella mediante tres ejes estratégicos que, para facilitar su comprensión y asimilar su significado, se han denominado Verdad, Diálogo y Exigencia."


En este evento, intentando llevar a buen fin los primeros dos de estos ejes estratégicos, tuvimos la participación de 20 nogalenses, quienes intervinieron públicamente con alguna opinión en  el mismo orden en que se encontraban sentados en el estrado.  Además, entre el público hubo otros 20 asistentes, a quienes no se les solicitó su participación de ninguna manera.


Entre los participantes se contaba con los Presidentes locales de los Partidos Políticos PAN y MORENA; también escuchamos a la diputada por el V Distrito Estatal, Sandra Mercedes Hernández Barajas;  igualmente a representantes de la mayoría, si no de todas las instituciones de educación superior que tenemos en Nogales, así como a miembros de diversas organizaciones de la sociedad civil, e integrantes del Gobierno del Estado, como la Sra. Conchita Larios, representante en Nogales de la Secretaría de Educación y Cultura de Sonora; mientras que al gobierno municipal de Nogales, Sonora, estuvo representado por el Oficial Mayor del Municipio, el  Lic Francisco Javier Cha Ruiz.


En primer lugar, se leyó un diagnóstico general de la situación social y económica del país, en el que se enumeraban las principales fallas de nuestro sistema. En esta lectura se manejó el problema como si fuera  derivado exclusivamente de la estructura social y económica de la sociedad mexicana. Sin embargo, no se asignó ninguna responsabilidad  de esas fallas, lo que en mi opinión no cumple con la primera condición de los convocantes al evento: VERDAD. 


En segundo lugar, se pasó a la participación de los ponentes, quienes debían ir respondiendo a dos  preguntas que fueron presentadas por orden cronológico:


¿Qué otros datos o hechos específicos también explican que tengamos una cultura democrática débil en este 02 Distrito Electoral Federal?


Y la segunda: En tu opinión ¿Cuáles son los dos temas que debemos atender de manera  prioritaria en este 02 Distrito?.


Se puede decir que inicialmente, los participantes se encontraban algo desorganizados, por lo que sus propuestas no se centraron, sino que divagaron a otros temas que, aunque importantísimos, no estaban relacionados directamente con la meta de este diálogo. Éstos fueron, entre otros, el financiamiento del mismo Instituto Federal Electoral, el de los  procesos electorales y de los Partidos Políticos de nuestro país, el de la inasistencia a este tipo de eventos de los jóvenes, el costo derivado del cambio de siglas de IFE a INE, etc. 


Fue durante la etapa de conclusiones que se llegó a un consenso más general acerca de las metas del programa. Éste consistió en la necesidad de promover la educación cívica entre la juventud, aunque no se especificó a partir de qué nivel de escolaridad, la formalidad que tendría esta en caso de que se llevara a cabo, y el grado de la incorporación de esta modificación al currículo escolar de l@s jóvenes.  Era como si todos aún tuviésemos miedo de expresarnos abiertamente. El caso fue que, desde mi punto de vista, le faltó más precisión a las conclusiones o peticiones de los actores sociales que expresaron su opinión. Y así concluyó el evento.


Veamos ahora mi experiencia personal:  Me tocó asistir durante casi toda la instrucción primaria a la Escuela Pestalozzi, de Nogales, aunque debo agregar que casi siempre lo hice en instituciones públicas de educación. Bueno, durante la educación primaria y secundaria, íbamos a la escuela durante todo el día, en dos turnos, y recibimos toda la instrucción que hoy, retrospectivamente, creo que fue necesaria para mi formación. Fue únicamente al terminar los estudios  más elevados que se ofrecían entonces en Nogales, los de nivel preparatoria, que salí de esta ciudad a continuar estudiando en otra población.


Y aunque no me tocó experimentar en carne propia el cambio que menciono en seguida, sí vi cómo en México se realizó después un cambio educativo, posiblemente debido a la explosión demográfica en México, tal vez debido a la necesidad de contar con más edificios escolares. 


La situación es que se llevó a cabo la campaña a favor de la "desanalfabetización" del país, cuando únicamente con una de alfabetizar era más que suficiente, en caso de que esa haya sido su verdadera meta. Como parte de esa campaña, se recortó la mitad de la carga académica para que todo cupiera en un solo turno escolar, y de esta manera hacer de un mismo edificio dos escuelas, la matutina y la vespertina. 


Estas dos metas: la de alfabetizar al país, y a la vez disminuir la carga académica, son indicativas de que algo no estaba bien, ya que si partimos de la premisa que son antagónicas, es imposible hacer cumplir a ambas al mismo tiempo.


Por otro lado, intentando resolver esta incongruencia funcional, tenemos la realidad histórica de que los planes de estudios fueron "optimizados," y en ese proceso de optimización  las materias que más sufrieron fueron las humanidades. De esta manera desaparecieron de nuestros planes de estudios iniciales materias como Civismo, Historia de México y otras que tal vez no fueron entendidas como que contribuían a la formación integral del estudiante; mientras que otras eran  promovidas, tales como las matemáticas, la Física y  la Química, las ciencias naturales, etc. 


La única posibilidad que se me ocurre intentando encontrarle solución, hallarle una respuesta a esta incongruencia, es que tal vez se consideraba que el papel de inculcarle a las nuevas generaciones los valores humanos, morales o cívicos necesarios, es una tarea que únicamente le corresponde al hogar. En otras palabras, con esa acción, el Estado abandonaba una función esencial sobre la que debería conservar la primacía: la de rector moral de la sociedad.


No digo de ninguna manera que mi educación haya sido perfecta, pero tirar a la basura toda esa experiencia académica  en aras de una mayor democracia o eficiencia educativa, nos llevó a problemas sociales que actualmente están empezando a ser reconocidos en México: la desintegración social, moral, cívica de nuestro país es evidente.

La carencia de disciplinas sociales en los planes de estudios iniciales de los jóvenes ha influenciado sobre la expresión social de México, ya que actualmente la estructura educativa es un método de formación social que hace ciudadanos con metas totalmente atomizadas, consiste en un método de enseñanza que define la interacción social con una meta única: la búsqueda individual únicamente del mejoramiento personal, sin importar cómo se llegue a ese mejoramiento. El fin justifica al método. Todo eso se intenta revertir con eventos como éste que menciono.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Cuando fue fundado Nogales?

Los Lenguajes nativos de Sonora

Porqué se llaman Santa Cruz el poblado y el río.