El inicio de Cananea

Ignaz Pfefferkorn, SJ
La idea de que antes de que Greene llegara a Cananea no había nada allí es totalmente falsa. La minería ya se practicaba en el lugar desde el periodo misional. Sería cansado extenderme sobre esa época, por lo que me basta  mencionar a  un misionero jesuita, Ignacio Pfefferkorn (1726-1798), quien hizo a mediados del siglo dieciocho una visita al lugar: “cuando uno penetraba en la mina de plata de Cananea, a unas dos o tres brazas de profundidad, se veía con asombro, ayudado por la luz de la lámpara qué grande y qué maravillosa es la naturaleza en ese estrato subterráneo.” 

No intento hacer aquí una crónica de la historia minera de Cananea, por lo que únicamente diré que Ignacio Pesqueira García, Gobernador de Sonora durante la segunda mitad del siglo XIX, adquirió unas propiedades mineras allí y las trabajó hasta su muerte en 1886.

Ignacio Pesqueira
De entonces data una crónica que nos describe el lugar: “Febrero 21, 1884: Partimos alrededor de las 8 A.M. siguiendo el San Pedro por su ribera derecha… Descendimos al Cananea, un vivaraz arroyo… [y llegamos a] un rancho bien fortificado con dos torres redondas, y luego entramos a la cañada hasta el Pinal. Muy pintoresco. Altamente romántico. Cruzamos el pequeño arroyo cuando menos treinta veces. Suficiente vegetación. Encinas, mucha yuca y sotol, nopales, agaves y las altas cimas de las montañas cubiertas de nieve. El General  Pesqueira y Don Epitacio Paredes me recibieron hospitalariamente… Dormí mal en las cabañas de madera a pesar de que no están tan altas ni tan frías, aunque éste es el punto más alto en Sonora.” 

Por entonces comenzaba Nogales y una diligencia iba  los lunes a Cananea, ya que era el único medio de transporte comunal. Llegaba al mineral el mismo día y regresaba a esta frontera los sábados. La ruta que seguía era: saliendo de Nogales, seguía el río Santa Cruz en donde paraba en Santa Bárbara, Divisaderos, San Lázaro y Santa Cruz. Después cruzaba por el Paso del Durazno para llegar a Pilares y a su rancho, continuaba por el de Manuel Elías y finalmente a la tienda del Ronquillo; y quienes lo desearan, podían seguir  hasta el campamento de  la mina.

El Fuerte de Cananea, ca 1900
Por aquellos años ya había una población permanente en Cananea. Como prueba de ello tenemos que en julio de 1887 los mineros del lugar se pusieron en huelga, pidiendo $2 diarios, en vez del $1.50 que se les pagaba, aunque fallaron en su intento.  El poblado, situado hacia el Norte de la actual población, se encontraba disperso entre los montones de desechos de antiguas operaciones y de las ruinas de anteriores construcciones entre las que se podía aún ver la de una iglesita así como las de un fuerte construido por Pesqueira  para defenderse de los apaches.

Foto de Greene
después de su transformación
Este era el Cananea en el que invirtió William Cornell Greene,  quien en sus viajes al lugar se dio cuenta del potencial que tenía, no como mina sino para reprocesar sus terreros llenos de cobre, metal desechado anteriormente pero que  el desarrollo de la electricidad volvía valioso. Con ese fin, el 3 de diciembre de 1896 celebró un contrato con Elena, viuda del General Pesqueira, y adquirió las minas de Chivatera, Ronquillo, Cobre Grande y San Ignacio, y debido a que en julio anterior otro grupo de inversionistas, Tadeo Iruretagoyena (dueño de un molino de harina en Hermosillo) y Jacobo Stormann (comerciante de Magdalena)  habían comprado a los Pesqueira cinco minas más, ese mismo día de diciembre se reunían todos junto con Henry Caraway, quien se había casado con la viuda de Pesqueira y registraron en Tucsón, Arizona, la Compañía de Cobre de Cananea (Cananea Copper Company).

Poco después, siempre buscando capital para desarrollar aún más la mina, Greene se asociaba con George Mitchell para formar la Cobre Grande Copper Company, aunque el problema del agua obligaba a que su fundidora trabajara sólo pocos días al mes. Así que para resolver ese problema y realizar otras inversiones, se asoció ahora con J. H. Costello de Nueva York, aunque éste adquirió la mayoría de las acciones de la Cobre Grande e inmediatamente puso de administrador general a  Con O´Keefe. Al saber ésto, Greene partió a Nueva York a conseguir más dinero con otros inversionistas del Este de la nación vecina, y ya allí transformó su personalidad: de un minero arizonense llamado William Cornell Greene, se convirtió en el “Coronel” Greene, con bastón, sombrero de copa y lujosos trajes, y se hospedaba en el famoso hotel Waldorf Astoria.

A su regreso a México, Greene entregó en Nogales, Sonora el 9 de octubre de 1899 los papeles de incorporación de la Cananea Consolidated Copper Company, S. A. y en seguida se fue a Arizpe, en cuyo Juzgado de Distrito obtuvo una orden que declaraba inválidas las minas del Cobre Grande, y acompañado de un grupo de rurales armados se dirigió a Cananea, en donde logró apoderarse físicamente de sus instalaciones. Así empezó el ascenso financiero de Greene, y con él el despegue minero de Cananea.

Comentarios

  1. Estimado Alberto, a propos de Cananea: Ignaz Pffefferkorn ya lo consigna, Cananea viene de "la cananea", la mujer de la tierra de Canaán (the Canaanite woman). Así que la mamarrachada esa de que quiere decir carne de quién sabe qué en ópata, se queda en eso, una memez. Este dato debería difundirse y usarse para corregir a la mentada Wikipedia. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola, estimado Luis Ernesto:
    Discúlpame la tardanza en responder a tu comentario. He tenido problemas con mi sistema, y hasta ahora puedo leerlo.
    Estoy de acuerdo contigo en lo de la mamarrachada de carne de caballo, aunque por otro lado no concuerdo contigo ni con el misionero Pfefferkorn.
    Para intentar probarlo está la existencia de otro Cananea, en Brasil, ubicado donde pasaba la frontera entre las propiedades españolas y las portuguesas. O sea es frontera que, en el caso sonorense, se refiere a la frontera entre la Opatería y la tierra de los atabascos apaches.

    ResponderEliminar
  3. Cananea es un Misterio perdido mas no desaparecido, tarde que temprano van a aparecer "La fe de los hechos", se que el viento se llevo mucha informacion Dura- primaria - mas sin embargo yo personalmente se que pronto sabremos su origen toponimico - etimologico - solo es que algun estudioso religioso de los llamados de biblioteca sea el elegido, yo asi lo espero.... tengo mis propias pistas.... mas se los dejo de tarea, investiguen a los doce frailes incluyendo a Marcos de Niza ... ahi esta escondido el secreto de esta region mitica de grandes riquezas que no se agotan hasta la fecha que genialidad de parte de uno de ellos , bien acertada su idea de nombrarla La Cananea no e caballos sino de Canaan...pendientes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

¿Cuando fue fundado Nogales?

Los Lenguajes nativos de Sonora

Porqué se llaman Santa Cruz el poblado y el río.